Humberto Cuan es un artista plástico y músico autodidacta bogotano con  una amplia trayectoria dentro del panorama artístico nacional. Lleva más de 25 años dedicado a la pintura, 20 a la docencia y 10 a  la música y la fotografía.

Estudió mercadeo y publicidad, pero años más tarde se entregó por completo a las artes plásticas. Tomó cursos en Colombia, España y Francia. Su obra pictórica ha sido exhibida en muestras individuales y colectivas en galerías de Colombia,  Estados Unidos y Europa.  

Desde 1993 hasta el 2013 Cuan abordó la pintura desde el figurativismo más que inspirado, curioso por el ser humano y su comportamiento frente a sí mismo y dentro de la sociedad. Esa misma curiosidad lo llevo a adentrarse en el mundo de la Cuántica y sus posibilidades, lo que derivaría un año después en su primera serie abstracta ENTRELAZAMIENTO del 2014.

En 2017 como docente creó y desarrolló el taller de pintura llamado  TODOS PODEMOS PINTAR, un curso avalado por el Museo de Arte Moderno de Bogotá y que en su etapa inicial fue dictado en 4 localidades de la cuidad a personas en condiciones de vulnerabilidad. Actualmente este taller está abierto y dirigido a todo aquel que se interese en ver y disfrutar el arte como una expresión del alma para elevar su nivel de creatividad y conciencia. 

Sus fotografías  tienen un concepto muy potente; es la fuerza en la idea que hay detrás de cada una de ellas, lo que consigue eclipsar y más aun sabiendo que surgen de la cotidianidad, del hecho fundamental y distintivo de estar ahí: En el lugar perfecto y con la mirada justa. Cada salida a la calle, le permite a Cuan captar una instantánea de la vida  urbana, que da como resultado un mensaje que incluye todos los aspectos: La tragedia, la ironía, la crueldad, la inocencia y la belleza, todo esto condensado con algo de sarcasmo y humor.

El ser humano, su cuerpo, su actuar y el manejo de su energía han sido siempre motivo de interés e inspiración para este  inquieto artista, que en los últimos cuatro años se ha enfocado en acompañar, entender y analizar el proceso clínico que enfrenta su pareja; una afección médica  que es tratada con técnicas terapéuticas que causan dolor, pero que Cuan comenzó a  canalizar y dar manejo con sonidos, palabras e imágenes que iba experimentando, basado en los estudios del médico y escritor japonés Masaru Emoto entre otros, que demuestran la alteración en el comportamiento molecular del agua al ser expuesta a palabras y sonidos con una intención clara y un pensamiento dirigido (enfoque), que hoy día ya son canciones y cuadros que alivian y calman el dolor de su compañera.

Es así como la vida artística de  Humberto Cuan ha dado un giro, y enfoca su talento en producir obras pictóricas y sonoras que le permitan al mundo sanar desde la observación y la escucha de ese llamado a recuperar la ruta que  lleva nuevamente a la felicidad, a la paz interior y a la comprensión, para de  esta manera elevarse física y espiritualmente.

Su última obra se titula CONTEMPLACIÓN